Posts etiquetados ‘cataratas’

Es algo que no entiendo. No tiene explicación lógica que en una farmacia española puedas comprar un frasco de 20 uds. por 4$ y en Chile te pidan 80$, por uno de 100.  Si hacéis la cuenta es 4 veces más caro. Ni los tipos de cambio ni los costes de transporte podrían justificar nunca esa diferencia tan abismal…

Por otro lado, en Estados Unidos parece que se están empezando a dar cuenta de que la salud de un país es algo lo suficientemente importante para no dejarlo en manos en la empresa privada, que debe prevalecer el interés social sobre el económico. Por fin van a acabarse las escenas de gente muriendo en las puertas de urgencias porque se les niegue la atención al no tener seguro médico ni liquidez. O que esas aseguradoras te puedan”cancelar el contrato” si te pones “demasiado enfermo” o tienes una enfermedad rara. ¿Para qué coño te sirve un seguro entonces, para las gastroenteritis?

O jugar con el precio de los medicamentos… ¿Cómo es posible que un mismo frasco cueste 4 veces más en un país que en otro, independientemente de las ayudas estatales? Alguien se debe estar haciendo muy rico en la cadena de distribución ¿no? No dudo que pueda tener un coste más o menos elevado, debido a los costes de Investigación y Desarollo, a la exclusividad, a la novedad (aunque estos últimos dos aspectos son discutibles). O que haya una diferencia de precios lógica por tipos de cambio, por volumen, por costes de transporte…¿Pero un 400%?

No están vendiendo zapatos de lujo, ni perfumes. Venden salud. Y con eso no se debería jugar. Ni permitirse.

Al igual que cuando me iban a operar del timo, con las cataratas me dediqué a buscar información por la red sobre experiencias, vivencias, consejos… de personas operadas, y tampoco encontré nada. Voy a resumir cuál ha sido la mía por si le puede ser de utilidad a alguien que vaya a pasar por el mismo trago.

Supongo que cada oftalmólogo / hospital tendrá su protocolo, pero seguro que no difieren demasiado.

En mi caso, cuando se cerró el día de la intervención del primer ojo, ya me dieron un papel con las “pautas preoperatorias” que empezaban tres días antes de la intervención con un colirio antibiótico (supongo que como profilaxis). El día de la intervención, en ayunas, una hora antes de la cita en el hospital tuve que ponerme 4 tipos de colirios diferentes, cada 15 minutos: otro antibiótico, para dilatar pupila y para contraer párpado.

En el hospital, la cadencia de las gotas es de media hora, hasta que te baja el celador al quirófano. Allí te tumban en una mesa de operaciones, te tapan toda la cara con una sábana verde (menos el ojo, claro) y te ponen la anestesia con gotas (más gotassss). El ojo se te queda insensible al dolor, pero lo puedes mover y continúas viendo todo lo que te permite tu catarata.

Te bajan un aparato con una luz muy potente (es algo así como un microscopio por donde va a ir mirando el doctor) y empieza el show. Tú “sólo” tienes que mirar hacia donde te diga el Dr.  Subir, bajar… es un poco difícil, porque la luz es muy molesta, porque estás nervioso y porque notas como te están trajinando el ojo. Me recordó mucho a la experiencia que sientes en un dentista.

La operación dura unos 15-20 minutos y al salir, te examinan al cabo de un rato, y para casa. No sales de la operación viendo perfectamente. Ni mucho menos. Ves bastante borroso, con muchos destellos y brillos. La visión la vas recuperando durante un mes, aunque a la semana ya ves más o menos bien. En el mismo hospital veías a gente que salía con el ojo tapado y otros, como yo, al descubierto… Para lo que vas a ver el primer día, igual da.  Hasta que la pupila no se contraiga veras mal. No te duele el ojo, ni tienes molestias luego.

El tratamiento postoperatorio dura un mes y consta de tres tipos diferentes de colirios: antibiótico, lágrimas artificiales y diclofenaco.

Consejos: Lo primero, y aunque pueda parecer obvio, es escoger un buen médico y también un buen optometrista, que es el que elegirá la graduación de la lente que te van a poner y que gará que después de operado vayas a depender más o menos de las gafas o, incluso, dejar de llevarlas. La operación es sencilla, pero es una intervención quirúrgica en un ojo.

Las lentes: Hay de dos tipos: monofocales, en las que, después de operado, verás bien de cerca o de lejos, pero necesitarás gafas seguro para la visión no corregida. Y las multifocales, que sirven para todas las distancias.

Otro aspecto importante es que las multifocales no corrigen el astigmatismo, así que si lo tenías previamente, probablementetengas que usar gafas. Dentro de las lentes multifocales, hay varias marcas y, cada una tiene sus ventajas e inconvenientes. Por ejemplo, las que llevo yo (Acrilisa de Zeiss) funcionan mejor en ambientes iluminados, y de noche, con las luces, se ve un pequeño halo.

No se nota absolutamente nada en el ojo: ni cuerpos extraños, ni escozor… Es como si no llevaras nada.

Con las lentes multifocales tienes que aprender a “ver”. Hay que cogerle el punto de enfoque correcto. Los primeros días cuesta un poco, pero luego lo haces intuitivamente y conforme va pasando el tiempo y vas recuperando agudeza visual, mucho mejor.

El otro día, viendo un capítulo de la última temporada de House, discutíamos sobre si habría tratado algún caso de MG. No recordábamos ninguno.

Así que ayer, con mi zoom al 200% (las cataratas…), me puse a bucear por San Google y sí, lo encontré. Además, en un foro de moteros. Internet es así.

Es el capítulo 6 de la temporada 2. Lo había visto ya, pero por aquél entonces no me habían presentado a la MG, así que quedó como otra enfermedad rara más… y mira por donde, hemos acabado conviviendo juntos.

El argumento: un ciclista llega al hospital medio sano. Greg y su equipo empiezan a hacerle mil pruebas y a darle mil tratamientos, que le empeoran cada vez más y, a última hora, se le ocurre la solución milagrosa. O sea, como todos los capítulos de House.

Es curioso ver cómo trata al paciente, las pruebas que hace, los comentarios y el diagnóstico.  

Lo podéis ver online en esta página:  http://www.megavideo.com/?v=D09X6AVR

Espero que os guste.

Os cuento un remedio casero e inocuo que a mí me va muy bien para hacer que suban un poco los párpados: las gafas de gel.

Tienen multitud de denominaciones: gafas de gel, gafas relajantes… y se venden principalmente para aliviar migrañas y para relajarse. Es tan sencillo como una máscara de plástico rellena de gel que se mete en la nevera y, cuando está fría, te la pones sobre los ojos un rato.

No desprende ningún producto, ni tiene ninguna acción más que el frescor que te proporciona.  Relaja bastante y, supongo que por la acción del frío, levanta los párpados (por lo menos a mí). Además, descansas los ojos durante el rato que las tienes puestas, que no viene mal.

Espero que os vaya bien. Ya contaréis.